Emprender en tiempos de Covid-19: un lavadero que se reinventó para dar trabajo y apostar al crecimiento

En plena pandemia, Lavadero El Chelo cambió de manos y nombre evitando su cierre, devolviéndoles el empleo a dos personas que lo habían perdido.  

El Aislamiento Obligatorio, en respuesta a la emergencia sanitaria por el Covid-19, agravó la crisis que vive casi la totalidad de los rubros comerciales en todo el país. Muchos tuvieron que bajar sus persianas, al menos por el primer tiempo de la cuarentena, y otros aún no pueden abrirlas.

Ante este duro panorama, se suman negocios que se enfrentan a la posibilidad de un cierre definitivo, por la acumulación de deudas y la reducción de sus ingresos al mínimo. Pero, todavía hay audaces que se animan a más, a apostar fuerte y a arriesgarse. Este es el caso de Lavadero 258 (ex–Lavadero El Chelo), en Av. Mariano Moreno 258.

“La idea surgió de la necesidad de ayudar a dos personas que necesitaban un empleo. Ambos saben soldar, pintar, hacer trabajos de albañilería en general, es decir, son dos chicos jóvenes todo terreno”, contó a Arroyito Online, Walter, el flamante propietario de este negocio dedicado a la limpieza de vehículos.

Todo empezó cuando, sin querer, lavando su auto en el lavadero en el que siempre lo hacía, Walter se enteró de que el dueño se iba del negocio y “realmente me pareció justo hacerme cargo, para ayudar a estas dos personas que estaban sin empleo, y ya que el negocio del lavado está vinculado a la higiene (nos han dicho hasta el cansancio que nos lavemos las manos); también vi que era necesario aplicarlo a los vehículos, ya que con la posible transmisión del virus por objetos, la gente que está exceptuada necesita higienizar sus vehículos”.

Por otro lado, Walter aprovechó que “yo hace rato que me manejo con las redes sociales e internet en general, pero esta pandemia nos trajo como un regalo, el hecho de que el usuario tuviera que aprender a usar Instagram Facebook Tik Tok, etc. Lo cual hace que hoy emprender sea, en el aspecto de la puesta en marcha, un poco más fácil por tener miles de usuarios activos”.

Al lugar ya le hicieron varias reformas que le aportan valor agregado: Walter pintó el mural de la entrada, donde puede verse el logo de Lavadero 258, mientras que sus dos ayudantes hicieron soldaduras, trabajos de albañilería, pintura y arreglos en general.

Además, ya piensan en la expansión: están en proceso de agregarle un pequeño shop para venta de accesorios de interiores, como desodorantes, limpia tapizados, etc. Por el momento, solo hacen los lavados completos y están a la espera de una máquina limpia tapizados. También van a lavar motores.

“Tratamos de dar un servicio diferenciado llevando al cliente en vehículo propio y, si el cliente lo desea, lo vamos a buscar para que retire su vehículo”, cuenta un entusiasmado Walter, demostrando que no hay excusas para el espíritu emprendedor.

Seguilos en las redes: Instagram y Facebook como @258lavadero. Teléfono: 03576 472531.